SOBREVIVIENTE DECLARÓ SOBRE DETENCIÓN Y TORTURA EN CENTRO CLANDESTINO LA ESCUELITA DE BAHÍA BLANCA

Un hombre declaró sobre el secuestro y detención que sufrió en el centro clandestino de detención conocido como «La Escuelita» en 1977, en una nueva audiencia del juicio por delitos de lesa humanidad de la megacausa Zona V, que tiene 37 imputados.

Se trata de Alberto Villanueva, quien brindó su testimonio ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Bahía Blanca, integrado por los jueces Ernesto Sebastián, Sebastián Luis Foglia y Marcos Aguerrido.

Villanueva contó que tenía un negocio de impresiones y fotocopias y que «el 17 de octubre de 1977 se retiró del domicilio de Villarino 350».

«En ese momento vivía mi novia, que después fue mi esposa, y al dirigirme a mi domicilio a Soler 88 me interceptó una patota en la calle España 285 y de ahí me llevaron a ‘La Escuelita'», relató.

Villanueva consignó que «debían ser cuatro personas, vestidas de civil, se manejaban en un Fiat bordó», y señaló que en el auto lo trasladaron «agachado sobre el asiento».

Sostuvo que se había enterado que estuvo en el centro clandestino de detención «conversando con otros presos en la Unidad 4 porque hubo muchos que estuvieron en la misma situación».

En «La Escuelita» el hombre dijo que hubo «golpes, torturas e interrogatorios», y que estuvo «vendado» hasta el 23 de diciembre del mismo año.

«Estaba esposado a una cama», agregó Villanueva al indicar que había sido sometido a torturas y que «había más cantidad cuando llegué», en referencia a otros detenidos.

Sobre las características del lugar, sostuvo que «era una casa vieja, que tenía por lo menos dos habitaciones y había una guardia».

También expresó que escuchó que a las personas que estaban de guardia en ese centro clandestino, ubicado en el V Cuerpo del Ejército, les decían «Tío», «Abuelo», «Jefe».

También sostuvo que luego de estar detenido en «La Escuelita», junto a otras personas los «llevaron en una camioneta vendados y atados» hasta un sector de Bahía Blanca donde «apareció una patrulla del Ejército y los llevaron a la cárcel» de Villa Floresta.

De allí salió en libertad condicional en 1979.

También, y por videoconferencia, declaró Marta Menéndez, quien dijo que a Villanueva lo conocía y que también ella fue detenida cuando vivía en Capital Federal en diciembre de 1977.

«Lo que me pasó a mí fue que el 26 de diciembre de 1977 se presentó en mi casa gente de la Brigada de Policía Federal y un patrullero de la comisaría décima que me llevaron detenida», dijo.

Y relató: «No me explican absolutamente nada. Me quedé 45 días en la comisaría hasta que me llevaron a Bahía Blanca y me requería el V Cuerpo del Ejército».

«Me llevaron en un avión de línea, acompañada por un policía que llevaba un estuche de guitarra donde había un arma», expresó la mujer.

Menéndez dijo que, una vez en Bahía Blanca, la trasladaron desde el aeropuerto hasta la delegación de la Policía Federal para luego ingresar al penal de Villa Floresta.

«Estábamos todas mezcladas, éramos pocos, supe que estaba en el pabellón de hombres», agregó y añadió que primero la «interrogaron los militares y después la convocó el juzgado de Madueño», desde donde luego salió el decreto de puesta a disposición del Poder Ejecutivo nacional hasta diciembre de 1978.

Sobre qué le preguntaron en los interrogatorios, la mujer dijo que «era una causa inventada, hubo cosas que desconocí por completo» y por hechos en Bahía Blanca vinculados con Villanueva.