El Gobierno vive en un cuento

Por Andrés Salvaggio (concejal de San Miguel).

Pero no sé apresure a juzgar mi afirmación, déjeme fundamentar esta teoría.
Para eso voy a evocar la cultura popular para traer el querido cuento de nuestra niñez
«Pinocho»
Como todo cuento no falta un final feliz , un poco de magia , algunos problemas que hay
que sortear.
Pero no crea querido lector que voy a caer en el facilisimo de tomarme de las
declaraciones de Hebe Bonafini en las que le dice al presidente que es un mentiroso, o
aquellos que le dicen que es un títere de Cristina.
Tampoco en las declaraciones de Berni diciendo borracho, o Vallejos mequetrefe y tanto otros epítetos, lo irrisorio e ilógico es que provienen de los de propio partido ….

Volviendo a pinocho …El carpintero Gepetto quería tener un hijo y al no tenerlo construyó un muñeco de madera al que le puso de nombre «Pinocho» para asombro de el carpintero empezó hablar , y a comportarse como un verdadero niño , Geppeto también le asignó un grillo que lo acompañaba a todos lados y cuidaba aconsejando para que no se desvie del camino correcto.
Hoy en la angustiosa situación que vive la Argentina este cuento pareciera tomar realidad.
La Geppeto actual , la carpintera Cristina construyó un muñeco un títere de madera , y
éste cobro vida sorprendió a todos, lamentablemente Alberto como Pinocho no escuchó al grillo (la voz del pueblo) y se desvío del camino correcto y no dejó macana por hacer…
Y para cubrir las macanas se hizo afin a las mentiras y por esto recibió el castigo de que
con cada mentira su nariz crecía.
Lo triste es que hoy Alberto como Pinocho en el cuento cree que es un Presidente de verdad , pero está a la vista que como pinocho , es de madera …
Es tanta la confusión que trajo este cuento hoy que muchos funcionarios abrazan y besan
a maniquíes y a muñecos…
Cuidemos a pinocho y ayudémoslo a que se pueda convertir en un presidente de verdad.

Por una Argentina donde Pinocho sea un niño de verdad y el país que queremos deje de ser un cuento y sea una realidad que a todos nos haga feliz.