ANÍBAL FERNÁNDEZ CALIFICÓ DE «SINVERGÜENZA» A ARANGUREN POR DECIR QUE «EL PROBLEMA SON LAS TARIFAS»

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, dijo que «se está haciendo todo absolutamente para que eso no vuelva a suceder» respecto a los cortes de energía que se registraron en zonas de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense y lamentó que haya que «tolerar que sinvergüenzas» como el exministro de Energía macrista, Juan José Aranguren, señalen que el «problema son las tarifas».

«Se está haciendo todo absolutamente para que eso no vuelva a suceder. El 29 de diciembre a las 14.25 hubo un pico de consumo de 27.019 megas. Uno tiene que tolerar que sinvergüenzas como Aranguren te digan que el problema son las tarifas», sostuvo el ministro Fernández en la Casa Rosada, tras reunirse con el jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Fernández, en diálogo con los periodistas acreditados, respondió ante la consulta de Télam que «por concepto nosotros queremos que el que tiene algo para refrigerarse, un ventilador o lo que sea, pueda usarlo, es una necesidad». 

«El consumo no fue por los ventiladores», sino «por la producción que va cambiando, que va teniendo una posición, una visión distinta», aseguró el titular de la cartera de Seguridad.

Al respecto, el ministro puso de relieve que «tenemos que encontrarle la forma que la producción siga contando con la energía que necesita para producir».

Por otra parte, consultado sobre la marcha convocada por diversas organizaciones sindicales al Palacio de Tribunales porteño para el martes 1 de febrero, a las 18, bajo la consigna «Basta de injusticia y Lawfare», Fernández evaluó que «hay que encontrarle una alternativa» a la cuestión del funcionamiento de la justicia «porque la Corte sin prestigio no es una Corte».

«Un viejo constitucionalista rosarino, no peronista, Néstor Sagués, solía sostener que ese poder de la República tiene poder político cuando tiene respeto de parte de los otros poderes de la República. En definitiva, hoy no lo que está teniendo la Corte», sostuvo.

Sobre la negociación que mantiene el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Fernández aseguró que el Gobierno nacional «quiere acordar, pero sin agarrar del cogote al pueblo argentino».

«Nadie quiere llegar a una situación de default, pero lo que no se puede querer es agarrar del cogote al pueblo argentino. La gente trabaja, crece, le da comer a sus hijos de la mejor manera y también ahorra para pagar lo que se debe y contrajeron los bestias que estuvieron gobernado cuatro años», fustigó en referencia a los funcionarios del gobierno de Mauricio Macri.