COMENZÓ JUICIO A REMISERO POR EL CRIMEN DE UN POLICÍA EN LA MATANZA

Un remisero comenzó ayer a ser juzgado por el crimen de un oficial de la Policía de la provincia de Buenos Aires, quien el año pasado fue asesinado de tres balazos al ser asaltado cuando se retiraba junto a su mujer, integrante de la misma fuerza, y sus tres hijos de la casa de unos amigos, en el partido bonaerense de La Matanza, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Sebastián Alejandro Dutra, quien es el único sentado en el banquillo de los acusados por el homicidio del efectivo Mauricio Ezequiel Miño (39), ya que otros tres adolescentes que también había sido detenidos por el hecho se fugaron del instituto de menores en el que estaban alojados y aún se encuentran prófugos.

En una audiencia presencial, el debate comenzó ayer por la mañana en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Matanza que juzga a Dutra como coautor de los delitos de «robo agravado por el uso de arma de fuego y homicidio agravado criminis causa».

En esta primera audiencia declararon ocho testigos, entre ellos, la esposa de Miño, y la pareja de amigos del matrimonio, que también fueron víctimas del mismo asalto y que describieron lo ocurrido.

Sin embargo, ninguno de estos testigos nunca pudo reconocer al imputado Dutra, ya que era quien conducía el auto en el que viajaban los asesinos y no logró ser visto por las víctimas.

De todos modos, la acusación sobre Dutra –quien ayer no declaró- se basa en los registros fílmicos de distintas cámaras de seguridad que lo ubicaron en la escena del crimen, dijeron los voceros.

El juicio se reanudará este martes con la declaración de más testigos ofrecidos por las partes ante los jueces Alfredo Drocchi, Andrea Giselle Schiebeler y Matías Rouco.

Según la elevación a juicio -a la que Télam tuvo acceso-, Miño, quien prestaba servicio en la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) La Matanza, fue atacado la noche del 9 de marzo, en Paunero 78 casi esquina Boulogne Sur Mer, en la localidad de Villa Madero.

En esa ocasión, el hombre estaba de franco y vestido de civil cuando se retiraba junto a su esposa y sus tres hijos de la casa de una pareja amiga.

Como llovía, Miño fue hasta su Volkswagen Gol, lo puso en marcha y regresó hasta la puerta de la vivienda a buscar a su familia para regresar a su domicilio en Gregorio de Laferrere, también en La Matanza.

En ese momento, tres delincuentes interceptaron a todos con fines de robo tras descender de un Chevrolet Agile de color negro, presuntamente conducido por Dutra.

El policía hizo un ademán con la mano en su cintura y el delincuente se aproximó apuntándolo con su arma y, tras un breve forcejeo, le efectuó una patada tirándolo al piso.

Según declaró ayer la esposa de la víctima, la lucha cuerpo a cuerpo se desencadenó cuando, al parecer, el asaltante descubrió que Miño era policía o tenía un arma.

En esas circunstancias, el delincuente tomó la pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros que la víctima llevaba y le efectuó varios disparos.

Inmediatamente después, los asaltantes huyeron en el mismo vehículo en el que habían llegado y Miño fue trasladado por personal del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) La Matanza al Hospital Balestrini, de Ciudad Evita, adonde llegó muerto como consecuencia de las heridas de bala sufridas.

En tanto, tres adolescentes, entre ellos el presunto autor material del crimen, fueron detenidos nueve días más tarde, pero posteriormente se fugaron.

Por su parte, Dutra fue apresado en la noche del 15 de marzo del año pasado en el barrio porteño de Mataderos, por personal de la Policía Federal Argentina (PFA) y cuando circulaba en el mismo auto presuntamente usado para transportar a los asesinos de Miño y en su interior se halló un revólver .38 Special Taurus con cuatro cartuchos del mismo calibre en su cargador.

Un comentario en «COMENZÓ JUICIO A REMISERO POR EL CRIMEN DE UN POLICÍA EN LA MATANZA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.